SEMBLANZA DE ALBERTO ESCOBAR

Alberto Escobar es, inequívocamente, producto de coincidencias. Le toco nacer, coincidencia afortunada, en una ciudad como Guadalajara y nada menos que en el santuario, uno de sus barrios mas tradicionales y ricos en cultura urbana.
Arquitecto de profesión y artista por vocación, intento desde sus tiempos escolares conciliar ambas actividades que al paso de los años, coincidencia definitiva, le llevaron a guardar el oficio de la regla y la escuadra, para encontrar en el pincel y la palabra sus principales formas de expresión.

El resto no han sido coincidencias fortuitas sino promovidas empeñosamente por quien hoy, al cabo de cuatro décadas de existencia, se ha consolidado como un reconocido ejecutor del arte pictórico que con un sello personal e inconfundible ha dejado fluir a través de sus trazos, toda la sensibilidad de un hombre que ha sacado buen partido de sus coincidencias con la gente, la ciudad, las costumbres y el sentir de su tiempo.

Su labor creadora sin embargo, ha desbordado los lienzos hasta alcanzar otros géneros que también se han nutrido de su sensible caudal de percepciones y sentimientos. Coincidentemente, Alberto Escobar se ha revelado también como un maravilloso poeta y cantor para quien la ciudad y su gente han sido motivo de bellas melodías que hoy los tapatíos han hecho suyas, y así lo manifiestan al demandarlas y corearlas en los múltiples conciertos en que se ha presentado, o mediante la adquisición de su obra musical grabada.

Al integrar el grupo Tierra Mojada, Escobar resumió no solo la inquietud compartida con otros por la creación de una canción significativa y comprometida con la tierra y la gente, sino que abrió camino a Canto Tapatío, la empresa que actualmente se empeña en hacer oír la voz y proposición musical de quienes, coincidiendo en esta valiosa mística, han decidido también en coincidir con el sentimiento universal que albergan sus canciones.

                                           Patricia del Castillo



APUNTES BIOGRÁFICOS

Cuando este tapatío decidió incursionar en la música, lo hizo en compañía de unos amigos para formar un conjunto de rock. Autodidacta de la guitarra, pulsada desde la adolescencia, pronto sintió la necesidad de expresar sus vivencias, emociones y creencias por voz propia y es así como descubre su capacidad para crear composiciones que retoman ese mundo interior como tema de numerosas melodías.

Dotado de una singular sensibilidad para captar y expresar poéticamente los sentimientos que va experimentando, Alberto Escobar debuta formalmente en 1973, dentro del IV Festival de la canción universitaria, foro de gran difusión promovido por el ITESO en la ciudad de Guadalajara y plataforma de lanzamiento de otros que antes y después de él, han adoptado con éxito la música como medio de expresión. Tras obtener el primer lugar en dicho festival con la canción "Habrá amor", Escobar empieza a abrirse un espacio dentro del universo de la composición, participando en diversos foros y programas de radio y televisión.

En 1982 y con la firme convicción de que la canción debe ser un vehículo de expresión honesta y no un producto concebido exclusivamente en términos comerciales, nace CANTO TAPATIO, un grupo que convoca y agrupa a diversos compositores y artistas que como el propio Alberto, buscan crear y desarrollar mejores canciones al tiempo que inician una ardua lucha por mejorar las condiciones de presentación y difusión de las mismas.

Con esta mística funda en 1983 un taller de composición al lado de Pancho Madrigal y en 1984, haciendo grupo con otros destacados cantautores tapatíos, nace TIERRA MOJADA con quienes graba su primer disco conteniendo temas escritos y musicalizados por ellos mismos, entre los que figura la imborrable "Coincidir", melodía que a la fecha ha sido grabada por innumerables intérpretes como Mexicanto, Caíto, Rocío Banquells, Sanampay, Guadalupe Pineda y el propio Alberto entre muchos otros.

A partir de 1986, se da a la tarea de apoyar el trabajo de otros compositores e intérpretes, produciendo conciertos y discos y organizando talleres de composición apoyado por Juan Carlos Ramírez y el reconocido yucateco Sergio Esquivel, entre otros, dándose oportunidad de grabar "Este día es el mejor", su primer volumen como solista y posteriormente "Coincidir", un álbum que proyectó en su conjunto la madurez que como cantautor ha conseguido. Posteriormente presenta su tercer disco como solista al que da tema una de sus más recientes canciones; "Ciudadano del Mundo". En la actualidad acaba de presentar su cuarto disco "De Corazón a Corazón", un disco maduro que muestra los avances en su quehacer como músico y compositor. Disco que está cobijado por grandes amigos, tanto en las co-autorías de varios temas, como en los arreglos, escritos, fotos, etc.

Una larga lista de acontecimientos, tanto en el ámbito pictórico como en el poético y musical se asocian a su nombre y al significativo lugar que Alberto Escobar ocupa en la cultura tapatía de hoy, así como en la trova contemporánea de México, en la que se inscribe como uno de los valores más completos y relevantes de su generación



Regresar al Inicio


Webmaster: Maryel